En mi experiencia una relación de pareja pasa por tres etapas importantes que yo llamo:Enamoramiento, Revelación Amor

Hablaré un poco de cada una de ellas, pero antes aclaro que NO hay un tiempo estipulado para cada una, de hecho pueden coexistir, o ir de una  a otra; como en la mayoría de los procesos emocionales, cada caso es diferente.

Defino a una pareja es la unión de 2 personas que se comprometen a formar un equipo, para juntos construir una relación afectiva.

Todo esto es un proceso largo (el tiempo varía para cada pareja) y hermoso, una montaña rusa de emociones que le aporta color y vida al ser humano.

Nadie ha dicho que este proceso sea sencillo, lo que no quiere decir que no valga la pena y pueda llegar a ser muy gratificante.

1. ENAMORAMIENTO

Consiste en una etapa en la cual se viven las emociones con mucha intensidad: pasión, afecto, ansiedad, ternura, deseo, excitación, etc. Debido a la liberación de neurotransmisores y al descontrol hormonal en esta fase, se comienzan a experimentar alteraciones físicas:

  • Aumento de la sudoración.
  • Dilatación de las pupilas.
  • Problemas de sueño y de apetito.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Pérdida de la concentración.
  • Movimientos peristálticos intestinales (mariposas en el estómago), entre otras.

Se  han creado frases para describirlo como “Siento mariposas en el estómago”, o “Mi corazón late a mil por horas al verte o pensar en ti”, entre otras.

          A esto se le suman las emocionales:

  • Estrés.
  • Deseos de pasar todo el tiempo con esa persona.
  • Aumento de la necesidad de intimidad y del deseo sexual
  • Temor al rechazo, entre otras.

Esta etapa se subdivide a su vez en 4 fases:

  • Atracción: La etapa en la que el otro resalta para mí de entre los demás, y comienzan las sensaciones físicas que mencioné antes. Esto puede ocurrir en el primer contacto que tenemos (amor a primer vista), o puede ocurrir “de repente” un día después de tiempo de conocernos. Esa atracción pasa a ser una tensión sexual, que aumenta aún más las reacciones físicas y emocionales.
  • Idealización: Consiste en resaltar las cosas positivas del otro y “no ver” o disminuir los defectos, se resume en percibir al otro como alguien perfecto. Algunos autores lo describen como un velo que cubre a esa persona, y nos permite proyectar todo lo que deseamos que esa persona sea. Muchos describen esta fase como irracional o psicótica, pero es esta sobrevaloración lo que nos permite generar admiración y sentir un placer inmenso ante la presencia del otro, facilitando el crecimiento de la relación.
  • Reciprocidad del enamoramiento: Cuando nos damos cuenta de que nuestro “amor” es correspondido. Disminuyen los miedos e inseguridades permitiendo una sensación de placer inmenso, lo que generalmente aumenta la idealización que poseemos del otro. Aún así la relación sigue siendo inestable porque está basada sobre reacciones físicas, emociones propias y la idealización del otro. Las experiencias y momentos compartidos en esta fase sentan la base para una conexión emocional importante. Siguen existiendo barreras que superar, pero los recuerdos de esta fase son fundamentales para lograrlo. La inmadurez de la relación les da ese toque de impulsividad que los hace únicos y mágicos.

Si esta reciprocidad NO se da encontramos dos opciones. El primero consiste en atravesar el dolor y la frustración que genera el rechazo, lo que termina por dejar ir ese amor, y obtener un aprendizaje de esa experiencia (es lo ideal). La segunda opción es continuar con la idealización, la que puede llegar a aumentar y endiosarse a esa persona, aunque no exista una relación de pareja real, convirtiéndose así en un amor utópico.

  • Quiebre: Es el momento en el que se empiezan a formar grietas en el velo que mencionaba al principio, y podemos comenzar a visualizar aspectos del otro que no habíamos visto, algunos nos generan una alta incomodidad. Aún así no estamos listos para esto, o no queremos dejar ir a ese ser maravilloso a quien “amamos”. Comenzamos procesos de negación con frases como “¿algo le ha pasado, él/ella no es así?”, “¿Está rar@, no sé qué le pasa?”. El fin de esta etapa es necesario para que la relación avance a otro nivel.

2. REVELACIÓN

Período en el que termina de caer el velo y descubrimos facetas del otro que no habíamos visto, o no habíamos querido ver. Es común escuchar “cambió de personalidad”, “eso no fue que me enseñó al principio”.

Esta fase está llena de dudas y temores ¿será la persona adecuada?, ¿podré continuar la relación?, ¿seré feliz con esta persona?.

En esta etapa se hace un análisis más racional de la relación, viendo lo que te aporta y lo que debes cambiar y tolerar. Te permite decidir de una manera más consciente, darte cuenta si la felicidad que te aporta supera los malos momentos.

En esta fase se producen muchas rupturas, todas aquellas parejas que deciden que no están con la persona adecuada. Pero las que perduran se fortalecen debido a que se fomenta un compromiso con la pareja, de manera más consciente.

Ya no solo se habla del otro sino de “nosotros”. Se comienzan a hacer planes de futuro realistas, donde nos incluimos a los dos en un equipo que puede luchar de la mano, apoyarse el uno al otro, con sus virtudes y defectos.

En la mayoría de las parejas esta faceta comienza después de 1 año de relación, pero en algunos casos comienza antes, o mucho después. En algunos aparece después de casados.

3. AMOR

Luego de que se superan muchas de estas dudas, comienza una relación madura, se disminuye la intensidad de las emociones y se mejoran la sensaciones físicas. Se le da paso a un equipo que disfruta de la compañía del otro sin idealizar, a establecer una nueva dinámica de funcionamiento única para la pareja. Así comienza una nueva etapa en el ciclo vital de la pareja.

Esto no quiere decir que las crisis se acabaron, cada etapa conlleva un cambio y por ende una nueva dificultad.

También podría interesarte el artículo sobre el manejo del PODER y la PROTECCIÓN en las relaciones de pareja

Lic. Olga Valderrama

Psicoterapeuta Individual / Terapeuta de Parejas / Psicólogo Clínico

hola@olgavalderramapsicologo.com

IG. @olgavalderrama.psicologo

web

Leave a Reply